Mi Rincón Literario

150 palabras: Desierto (camello, luciérnaga, brillante)

Arena, arena y más arena, solo arena podía ver a su alrededor. La vida en el desierto era muy aburrida. Con tanto calor, eran pocos los animales que se animaban a transitar la arena caliente. Y los pocos cactus que había por allí ostentaban amenazantes sus filosas espinas.

Así que el único amigo del pequeño camello era el brillante sol, que cada mañana se hacía presente en el cielo azul.

Como deseaba habitar un hogar diferente, conocer un lugar templado, con muchas lluvias, oler el rico aroma de una flor, ver volar una luciérnaga o una mariposa.

Ese día, mientras soñaba con una vida en la selva, tuvo un encuentro repentino con ella, una humana.

Estaba perdida, sedienta y acalorada. La ayudo a llegar al oasis más cercano. Desde entonces se volvieron amigos inseparables.

Ahora lo sabía, camellos están hechos para el desierto. Y sentirse útil de vez en cuando…

Dejá una respuesta