Sin categoría

150 palabras: Tren (viaje, horas, luces)

El viaje en tren era toda una aventura para él. Siempre que salía a algún lado con su mamá, le pedía ir en tren. Subirse a esos vagones tan grandes era mucho más divertido que viajar en coche o en colectivo. Le encantaba sentarse junto a la ventana, observar el paisaje. Le encantaba ese ruido tan particular que ahcía al pasar por las vías desgastadas.

Podía pasar horas viajando en tren, prendido a la ventana viendo el mundo pasar, esperar ansioso la llegada de las estaciones, sólo para leer su nombre en los carteles y tratar de descubrir cuanto faltaba para llegar.

¡Y cuánto más le gustaba viajar de noche! Ver las luces de la ciudad a lo lejos, tan pequeñas que parecen luciérnagas. Lastima que el viaje, tarde o temprano, se terminaba, siempre se terminaba.  Y sólo quedaba volver a esperar la oportunidad de hacer otro paseo en tren.

Dejá una respuesta